Noticia

Publipan, cuando el marketing y la publicidad se sientan a la mesa

Nota de prensa.IB Impulso Baires Capital Federal - Una novedosa manera de hacer publicidad llegó a la Argentina, se instaló primero en San Isidro, y decidió sentarse a la mesa familiar: Se trata de Publipan, un innovador sistema de hacer publicidad que ya tiene éxito en 50 países y que se aplica tanto a campañas comerciales de productos o servicios, sorteos y concursos, como –incluso-, a informaciones comunales o hasta propuestas políticas.

16/09/2011

Capital Federal - Una novedosa manera de hacer publicidad llegó a la Argentina, se instaló primero en San Isidro, y decidió sentarse a la mesa familiar: Se trata de Publipan, un innovador sistema de hacer publicidad que ya tiene éxito en 50 países y que se aplica tanto a campañas comerciales de productos o servicios, sorteos y concursos, como –incluso-, a informaciones comunales o hasta propuestas políticas.

 

La idea surgió de un exitoso publicista catalán, pero fue Juan Beltrán en 2007 literalmente “presionado” por un cliente, quien necesitaba imperiosamente que su producto tuviera una llegada al corazón de la familia. 
Beltrán desarrolló así una revolucionaria idea que resultó un éxito por su aceptación general: se trata ni más ni menos que de publicidad en bolsas ecológicas, amigables con el medio ambiente, de fina textura pero a la vez resistentes, que se regalan (leyó bien) a todas las panaderías de un distrito.
El producto tuvo su etapa experimental en Cataluña, pero rápidamente se propagó a Portugal, luego a Rumania; más tarde se lanzó en Costa Rica y Ecuador, y en poco más de un año ya era furor en Brasil, Colombia, México, Venezuela, Panamá y Perú, en América, así como en Alemania y Moldavia, en el viejo continente.
“Fabricamos una bolsa para llevar el pan, la imprimimos con varios espacios publicitarios, informativos y de ocio. Cada quincena cambia de color para favorecer el impacto. Sale una edición nueva cada 15 días, que entregamos a todos los puntos de ventas de pan de toda una ciudad y alrededores. Éstas van entregando una bolsa a cada cliente con el pan y a nosotros nos proporciona la publicidad 100% efectiva, omitiendo todas las barreras , porteros, etc., puesto que es una publicidad que se da en mano en un establecimiento de confianza (las panaderias)”, precisa Silvia Calfapietra, la primera franquiciada (con su área de incidencia en San Isidro), y a la vez representante comercial de Publipan en Buenos Aires.
Así, el negocio “cierra” para todos: el comercio que recibe las bolsas se ahorra un gasto considerado corriente; el anunciante llega a la cocina familiar con el grupo sentado y con los sentidos puestos en lo que hay sobre la mesa, y el franquiciado de Publipan, orgulloso de que su producto sirve a todo mundo, y gana dinero.
“Resulta espectacular ver el grado de aceptación que ha tenido Publipan entre las 70 panaderías identificadas en San Isidro”, sostiene Silvia Calfapietra.Y aclara: “cuando decimos que las bolsas se le entregan gratis al panadero, queremos decir ‘para siempre’ porque ese es el sentido del negocio”. 
Calfapietra se alejó años atrás de la dirección de una compañía internacional de bienes raíces porque, seguramente, ya vislumbraba la crisis inmobiliaria que se venía. Ese cambio de aire la puso en busca de nuevos emprendimientos y en ese cambio de rumbos tomó contacto con Publipan, cuyas autoridades de España y Argentina, le ofrecieron –además de adquirir la franquicia-, hacerse cargo de la comercialización en Buenos Aires.  
“Es que estamos hablando de una compañía con gran prestigio en el mundo, y eso hace más fácil poder dar a conocer el sistema”, puntualiza. 
Indica Calfapietra que las bolsas están fabricadas en papel blanco óptico de 50 gramos, con una impresión con tintas al agua y el cierre de las bolsas sellado mediante colas sin poliamidas. Hace hincapié también en que todas las calidades del papel, de las tintas y de las colas utilizadas “cumplen las normativas de envasado de productos alimenticios: se trata de una bolsa reciclable y cumple con todas las normativas de protección del Medio Ambiente”.
Agrega que, inclusive, hay países en los que las bolsas “se coleccionan y algunos anunciantes las utilizan para sorteos, lo que hace que la gente las atesore”.
Calfapietra muestra además, algunas de las piezas en las que, por ejemplo, se promocionó la ópera “Carmen” en España, o presentaciones de la Filarmónica de Berlín, en la capital germana.
“Es que Publipan tiene un nivel de llegada a la gente que en muchos países traspuso el carácter meramente publicitario, para erigirse como un canal de comunicación de muchas formas de mensaje. Y eso es lo altamente destacable”, agrega. 
La sede central de Publipan Argentina se encuentra en Rosario, en tanto que la distribución de la franquicia en Buenos Aires está a cargo de Calfapietra. El costo de la franquicia oscila en los U$S 17.500 y la recuperación de la inversión se produce entre los seis meses y el año de actividad.

   Desde  

   Hasta  

Ordenar por:

Número de noticias